Vela perfumada lata-Aroma Salvia
Vela perfumada lata-Aroma SalviaVela perfumada lata-Aroma Salvia

Vela perfumada lata-Aroma Salvia Ref. VPLS

2.50 €

En Stock

Posteado en Categoría: , .

Vela perfumada lata-Aroma Salvia

Vela perfumada lata-Aroma Salvia.

Larga duración. (diámetro 62 mm. x 48 mm. de alto)

La tradición de la Salvia.

El nombre de Salvia significa salvar en latín y se la llamó así por sus múltiples propiedades medicinales y curativas.

Cuando quemamos Salvia se desprende un aroma muy agradable, aportando una sensación de bienestar, paz y buena energía.

Se dice que el humo de la salvia, en realidad cambia la composición iónica del aire y purifica los ambientes, a la vez que provoca un efecto directo en la reducción del estrés, proporcionándonos una sensación de tranquilidad y armonía.

Chamanes y curanderos en diferentes culturas tradicionalmente la han utilizado para sanar, resolver problemas espirituales, limpiar el aura y generar energía positiva quitando toda negatividad. Sostienen que la salvia  al igual que algunas otras plantas contienen componentes psicoactivos que ayudan a mejorar el estado de ánimo, por ese motivo en muchas culturas ha sido utilizada para tratar la depresión, la ansiedad y reducir el estrés.

Terapia Aromática con velas

La terapia aromática es una rama alternativa de las terapias que utiliza los aceites esenciales aromáticos derivados de las plantas para favorecer el bienestar físico y mental. El principio básico es el utilizar pétalos, hojas, raíces, resinas, tallos, semillas y cáscaras, para obtener aceites aromáticos que se utilizan para fabricar las velas perfumadas. Se dice que las moléculas de los aceites esenciales producen bienestar emocional y físico. Las esencias actúan sobre el hipotálamo, parte del cerebro que tiene influencia hormonal. El olor está estrechamente vinculado con nuestra memoria, un aroma en particular tiene la habilidad de hacernos recordar experiencias pasadas y de crear la atmósfera perfecta para vivir momentos inolvidables que quedarán grabados en nuestro cerebro.

 

 

Top